Cómo distinguir los aromas de cada vino

Hasta la fecha se han identificado cerca de 800 aromas del vino. La intensidad y la amplitud de la gama aromática varía según el tipo de vino y depende de la variedad de uva, de los procesos de viticultura, enología y evolución.

La cantidad de aromas conocidos aumentará con el avance de la ciencia y del desarrollo tecnológico.

¿Cuántos aromas pueden encontrarse en el vino y de qué depende su identificación por parte del catador?

El aroma identificado a través del olfato es una de las principales características de la calidad del vino.

Los aromas de los vinos se clasifican en tres categorías: primarios, secundarios y terciarios con sus respectivas familias.

Los primarios o varietales son los propios aromas de la uva. Por ejemplo  el aroma de monastrell.

Los secundarios provienen de la fermentación alcohólica y maloláctica influyendo el tipo de levaduras empleadas.

Los aromas terciarios son los adquiridos durante la crianza del vino, tanto en barrica como en botella.  Se denominan terciarios a todos aquellos primarios y secundarios que permanecen y varían en el vino a lo largo de su evolución.

Para distinguir los aromas en los vinos hay que atender a su clasificación en diferentes gamas:

  • Los aromas primarios o varietales son muy característicos e identificables. Predominan las series florales, frutales, vegetales, minerales. Nuestra gama de vinos Estío, ofrece este tipo de aromas donde destaca en nariz el aroma a frutas y flores.

 

  • Los aromas secundarios procedentes de las levaduras, de la transformación del azúcar en alcohol o de la fermentación maloláctica.  Son los más frecuentes y abundantes en los vinos como aromas caramelizados, pasteleros, lácticos e incluso de bollería. Un vino que refleja este tipo de aromas es nuestro Valcorso Merlot.

 

  • Para los aromas de crianza o bouquet las gamas se multiplican: fruta compotada, miel, madera, café, chocolates, y otros. Uno de nuestro vino más característico es nuestro Trapío con aromas conseguidos tras su crianza en barrica de roble durante 12 meses y de 12 a 14 meses más en botella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *